Áñez y la libertad de expresión

EnContexto may. 17, 2020
️ “El diálogo es la mejor arma que tiene la sociedad para enfrentar sus problemas”

Aunque se trate de una frase del argot popular, está semana cobró especial significado en Bolivia. País en el que la censura y la autocensura comunicacional se asomaron por la ventana gubernamental, sin lograr instalarse debido a la acción democrática y contundente de la ciudadanía.


En cuestión de días, el Decreto Supremo 4231 promulgado por el Gobierno interino de Jeanine Áñez, debió derogarse, no sin antes pasar por las consecuencias del diálogo y la presión internacional.

¿Cuál era el objetivo del mencionado Decreto?

En resumidas palabras, pretendía sancionar bajo los delitos tipificados en el Código Penal a toda persona que "desinformara" en el marco de la pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19). Los argumentos en pro argüidos por el gobierno, entre ellos, era que “si bien toda persona tiene derecho a la libertad de expresión, esta en ocasiones puede estar sujeta a ciertas restricciones y ser necesarias para la protección de la seguridad nacional”. Además, se escudaban en tratados internacionales los cuales señalaban cierta responsabilidad al derecho de expresión.

Por otro lado, la sociedad civil y los voceros internacionales levantaron, casi inmediatamente, una nota de protesta en contra de esta normativa que consideraban como un “atentado a las libertades”; “autoritaria, violatoria de derechos fundamentales e inconstitucional” así como “arbitraria e irregular”.

Ante la presión de diversos sectores de la sociedad que luchan por la continuidad del flujo de información sin condicionamiento, el gobierno boliviano ha tenido que recular y derogar tal decreto. Es menester indicar que dicha rectificación es loable y debe ser reconocida como un esfuerzo del diálogo entre los distintos sectores en oposición y el oficialismo.


Siempre se ha de tener en cuenta que, si bien es cierto, algunos medios procuran la desinformación en los diversos ámbitos de la vida en sociedad, la forma más efectiva de combatir tal práctica es con el debate entre la ciudadanía, su propio juicio fundamentado en la educación y en el libre pensamiento.

Redacción

Medio de comunicación | La política de América Latina en tus manos.

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.