El Salvador: ¿Auge del autoritarismo?

En Contexto sep. 26, 2021

La historia lo ha demostrado: No importa si eres de derecha, de centro o de izquierda, si concentras el poder y tus políticas conducen a la profundización de la intervención estatal, las consecuencias son nocivas para la libre determinación del individuo

Por definición, un régimen autoritario es aquel sistema de gobierno no democrático, en el que una persona o élite detenta el poder, y en el que los derechos políticos y las libertades civiles están ampliamente restringidas.

Nayib Bukele / Presidente de El Salvador

El dictador más cool del mundo mundial

Sí, en efecto, es tan sólo ironía por parte del líder del país centroamericano que responde a las acusaciones de sus adversarios políticos, quienes lo han acusado de dictador en diversas ocasiones por las decisiones tomadas durante su gobierno.

Sin embargo, aunque pueda parecer un mensaje sarcástico y con tinte de jocosidad, muchos podrían pensar que, un presidente elegido constitucionalmente por la ciudadanía y con formalidades que han de regir su conducta ante una responsabilidad tan importante como es la presidencia de un país, este mensaje pueda ser un nefasto atrevimiento y un mensaje con doble sentido de lo que en realidad quiere ser Nayib Bukele con cada paso que da.

Como bien puede reseñar el medio de noticias, Semana, a pesar de su altísima popularidad y aceptación, estas ocasiones han sido claras referencias de lo que puede hacer el Presidente salvadoreño ostentando el poder:

· En febrero del año pasado, Nayib Bukele irrumpió en el Congreso acompañado de decenas de miembros de las Fuerzas Armadas del país con rifles y pistolas a la mano. Lo hizo con el supuesto fin de amedrentar e intimidar a los legisladores contrincantes (que eran mayoría) para que aprobaran su plan de seguridad y orden territorial para luchar contra la delincuencia en el país. El resultado fue la aprobación del mismo.

· En abril de ese mismo año, en plena pandemia, el Gobierno de El Salvador decidió sacar a los pandilleros presos de sus celdas para ponerlos junto a otros cientos de detenidos arrodillados, esposados, en ropa interior y muchos sin tapabocas.

· Bukele demostró que sus enemigos no eran sólo sus contrincantes políticos y las bandas delincuenciales, sino también algunos de los medios de comunicación que lo cuestionan. Esto se vio ilustrado en julio de 2021, cuando agentes del Gobierno le comunicaron al director del diario El Faro, Carlos Dada, que debía abandonar el país.

· Nayib Bukele, a mediados de este año, realizó una maniobra política que no ha pasado desapercibida en el mundo. Consultó con la Corte Suprema acerca de la posibilidad de habilitar la reelección inmediata, pero la iniciativa le fue negada al ser inconstitucional. La respuesta del mandatario fue destituir a seis jueces de la Corte y al Fiscal General y, posteriormente, ya con jueces más cercanos a él, la reelección fue aprobada, por lo que seguramente en 2024 Nayib Bukele volverá a aspirar a la presidencia.

Entonces, ¿a qué se debe su popularidad?

Es incuestionable la aceptación que el presidente Bukele tiene en estos momentos, a pesar de la reciente marcha multitudinaria que se suscitó en contra del mismo.

Sus políticas de apertura económica e incentivos para el sector empresarial han sido de los pilares fundamentales para aumentar su popularidad, junto a la baja de los índices de homicidio. Su muy jovial imagen también ha logrado ganarse el apoyo desde que fue candidato a las elecciones presidenciales.

Una de las grandes proezas de la que se puede jactar su gobierno es la de reducir a un mínimo histórico la tasa de homicidios, problemática de vieja data que ocasionó resentimiento y gran malestar en la nación.

En el ámbito económico, El Salvador registró un crecimiento del PIB del 2,38% el año pasado. Según datos del Banco Central de Reserva, se debió al crecimiento de sectores como la construcción y la electricidad o el "relanzamiento de relaciones internacionales" con socios poco tradicionales. (BBC News, 2020)

¿Hay riesgos?

La historia lo ha demostrado: No importa si eres de derecha, de centro o de izquierda, si concentras el poder y tus políticas conducen a una mayor profundización de la intervención estatal, las consecuencias son nocivas para la libre determinación del individuo.

Si Bukele desea volver a encontrar el camino, no debería apartarse de los principios democráticos que rigen, de manera imperfecta pero en la mayoría de los casos, a una sociedad con participación plural y participativa.

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.